Crianza

Desesperanza Adquirida

El síndrome de Desesperanza Adquirida se manifiesta cuando el individuo es incapaz de tomar acciones frente a la adversidad, tiene una conducta pasiva, incapacidad de cambiar algunos hábitos o conductas.


Esta persona siente que así son las cosas y ninguna acción que tomen cambiara el resultado de su situación, de este modo se muestra pasivo ante su propio sufrimiento.


En el campo de la psicología, utilizar la infancia como punto de partida de muchas de nuestras experiencias en la edad adulta está ganando cada vez más apoyo.

El termino fue acuñado por el psicólogo estadounidense Martin Seligman después de experimentar con perros en jaulas. Cada vez que querían abrir la jaula, le daba a uno de ellos una descarga eléctrica.

Finalmente, abrió la jaula y el perro que había herido se rindió y no salió de la jaula. Aprendió con dolor que no podía escapar de su destino, por lo que aceptó su destino. Por supuesto, aplicó esta teoría a los humanos y determinó que nuestro comportamiento es el mismo, si como personas pequeñas nos educan a través de la violencia psicológica y física.

De la misma forma, hemos perdido la capacidad de defendernos ante los hechos y atacar nuestra integridad como seres humanos por diversos medios.


La desesperanza adquirida tiene 3 dimensiones: 


Motivación : Las personas ya no tienen motivaciones, fantasías personales, se dejan llevar por la voluntad ajena.

Emoción: Cuando nos damos cuenta del entorno desfavorable, no importa lo que hagamos, el dolor seguirá existiendo, eventualmente nos rendiremos y usaremos una supuesta tristeza para encubrir el dolor del que no podemos escapar.

Cognición: Los pensamientos que suelen presentar los adultos y los niños se caracterizan por la impotencia aprendida y siempre son muy negativos, no pueden establecer métodos adecuados de resolución de problemas, que casi todos conducen a la depresión.

Una Crianza en la desesperanza adquirida

Podemos observar como se relaciona la desesperanza adquirida como resultado de un apego inseguro o ambivalente desde su nacimiento.
¿Por que?

Dicho de otro modo, un bebe que pone de manifiesto sus necesidades básicas y estas no son atendidas, recibe un mensaje que se talla en su mente; nada de lo que haga podrá nunca aplacar mi sufrimiento, por lo tanto debo dejar de esforzarme para conseguirlo. 


Por esto es tan delicada la implementación de métodos que prometen entrenar al bebe a dormir toda la noche como el famoso Metodo Estivill, se basan en que de modo progresivo se ira ignorando el llamado del bebe y la solicitud, hasta un punto en el que el niño deje de hacerlo, como consecuencia el niño ya aprendió que no vale la pena seguir intentándolo, debe resignarse. De este modo, el método parece ser efectivo, ya que el niño dejo de presionar a sus padres por atención, pero si se mira un poco mas cerca y se analizan las etapas del sueño, solo creamos un patrón de desesperanza en el niño. 


Un bebe solo posee la herramienta del llanto para transmitir sus necesidades basicas. Si no recibe respuesta a su solicitud de ayuda, comprenderá que hacerlo no cambia nada, no tiene capacidad para lidiar con la realidad. Y este primer aprendizaje cruel dejará una marca en el desarrollo de su cerebro y afectará su forma de cognición de sí mismo y del mundo.


Un niño que dejaron llorar, y luego dejo de hacerlo y se quedo dormido, seguramente ya recibió este mensaje, y será muy complicado para el cambiar esta conducta durante su crecimiento o adultez. 

Criando en libertad


Sabemos que no existe una formula mágica para ser padres, sin embargo la psicología nos brinda algunas herramientas que pueden servir como guías si queremos criar a nuestros hijos libres del síndrome de desesperanza adquirida. 


La incondicionalidad, que nuestros hijos se sientan amados, independientemente de su comportamiento. 

Quiere decir que debemos hacerles saber a nuestros hijos que lo que sentimos por ellos no tiene condiciones. Esto no significa que esté de acuerdo con todo lo que hacen, ni tampoco que no ponga límites cuando sea necesario. 
Con lo que puedo estar en desacuerdo es con lo que haces, no con quién eres. Cuando un niño se siente amado, él o ella también se sentirá aceptado, partiendo de este lugar, le será más fácil hacer los cambios necesarios y afrontar las adversidades. 


Una crianza sin miedos.

El miedo es un factor importante en el aprendizaje de la impotencia. El miedo bloquea la posibilidad de acción y pone el cuerpo en estado de alerta. Sólo es posible escapar o atacar. El niño no tiene posibilidad de escapar ni de atacar, por lo que ha estado en un estado de parálisis absolutamente indefenso, su conciencia de fragilidad ha invadido su capacidad de reacción. 


Cuando un niño siente miedo de la persona que ama y de la persona que debería amar, generalizará esta emoción a otras áreas emocionales de la vida. 
Eso sin mencionar que su primer aprendizaje sobre el amor se basara en el miedo. 


Sabemos que como padres a veces nos sentimos en situaciones con las que no sabemos lidiar, y es mas fácil y rápido manejarla ejerciendo el máximo control sobre nuestros hijos, a veces con acciones no tan respetuosas.
Pero es importante que conozcamos cuales son las consecuencias de esto a largo plazo, y saber establecer prioridades, diferenciar lo urgente de lo que es realmente importante, como la salud emocional de nuestros hijos.


Acciones o metodos educativos que proponen “corregir una conducta indeseada” de modo inmediato con frecuencia desencadenan un caos emocional con consecuencias graves.


Pondré como ejemplo la alimentación infantil, en ocasiones en nuestro afán por que nuestros niños se alimenten bien de inmediato se emplean métodos represivos, como castigos, amenazas, gritos.

 
Es importante nutrir constantemente el autoestima de nuestros niños, desde que son muy pequeñitos. La motivación al logro, crea bases para que nuestros hijos sepan sobreponerse a las adversidades. Conocer la perdida, el fracaso y saber que todo tiene una solución y eres capaz de sobreponerte a eso y posees la herramientas para cambiar tu realidad. 

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *